I.
II.
III.
IV.
V.
Según se data en los antiguos textos del reino, los reyes que gobernaron previamente habían hecho un pacto después de una gran guerra que había matado a la mayor parte de la población mundial, en ese mismo se hacía la promesa de solidarizar con los reinos y proveerlos de diferentes cosas, ya sea un cierto tipo de medicina, comida o incluso ciertos servicios. Hubo una época de paz y generaciones que no tuvieron que preocuparse porque se estallara otra guerra igual de mortal como la que hubo en los anales de la historia, que poco se iba borrando de aquellas memorias tan débiles. Lamentablemente no duraría por mucho tiempo, tras la coronación del hijo del rey de Gewalt, quien había muerto a manos de alguien que se decía ser un emisario de otro reino, una trampa elaborada por el actual rey, quien se deshizo de ese peón y por supuesto, advirtiendo al pueblo que no dejaría que más de estas ofensas se repitieran. Los que prestaban servicios y exportaban bienes tuvieron que huir inmediatamente de aquel sitio tras escuchar el rumor que los forasteros que no fueran de la ciudad serían ejecutados, cada uno fue a su respectivo reino, informando sobre la situación a sus soberanos, esparciendo así la alarma de peligro, colocando precauciones en sus respectivas fronteras. Gewalt crecía con cierto repudio contra aquellos que "traicionaron" la amistad de tantos años con el reino, el rey y su ambición miraban más allá, donde era posible hacerse de los lugares aledaños, expandir su reinado, quebrantar por completo lo que era la falsa armonía que se había mantenido durante todo este tiempo. El pacto ha sido roto, una nueva guerra se avecina y esta vez un simple trato no podrá detenerla.
ambientación
Traiciones, venganzas, alianzas, rebeliones y declaraciones de guerra. La paz pende de un hilo y hasta el más pequeño de los acontecimientos puede cambiar el rumbo de la historia. Atentos a los mensajeros y los rumores que circulan por las calles, pues es posible que muchos sean ciertos.
Tramas
0PJ's

Misión 1

0PJ's

Misión 2

0PJ's

Misión 3

0PJ's

Misión 4

Misión 1Lugar
Misión 2Lugar
Misión 3Lugar
Misión 4Lugar
reino vs reino

dia - hora

rebeldes vs reino

dia - hora

rey vs rey

dia - hora

clan vs clan

dia - hora

WarzoneLugar
warzoneLugar
WarzoneLugar
WarzoneLugar
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» in the woods somewhere; priv. Mikaela
Jue Jul 05, 2018 12:56 am por Amaris Aeronwen

» Would you like to listen my song? [Priv. Arthur]
Vie Jun 29, 2018 2:44 pm por Arthur Pendragon

» Registro de PB
Jue Jun 14, 2018 7:27 pm por Arthur Pendragon

» The first vampire {{Mikaela's ID}}
Jue Jun 14, 2018 6:39 pm por Mirabella Kalium

» Moonlight ―Amaris Aeronwen
Jue Jun 14, 2018 11:36 am por Arthur Pendragon

» El Cometa Sangrante de Faminglao | Kazuyoshi Ichijou ID
Miér Jun 13, 2018 9:29 pm por Arthur Pendragon

» Brent Chainey - ID
Miér Jun 13, 2018 9:13 pm por Arthur Pendragon

» Reglamento
Miér Jun 13, 2018 5:59 pm por Kazuyoshi Ichijou

» King among kings {{Arthur's ID}}
Miér Jun 13, 2018 4:53 am por Admin

Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Moonlight ―Amaris Aeronwen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Amaris Aeronwen el Lun Jun 11, 2018 8:08 pm
Amaris Aeronwen
'Si an ghealach, mall san oiche. 'Si an ghrian. Fan liom go Deo.
  • Amaris Aeronwen
  • 18 años
  • Hechicera
  • Sacerdotisa
  • Credint
  • Bisexual
  • Soltera
  • Emilia – Re:zero
  • Disfruta los paseos nocturnos y escaparse de sus aposentos; es aficionada a pasearse por los establos para mimar a los caballos y mirar las prácticas de tiro con arco. Disfruta de tocar la lira y cantar, pero sólo mientras no hay nadie que lo presencie.
    Odia salir durante el día, ya que la luz solar le hace daño. Detesta las presentaciones formales y realizar los ritos de purificación, sobre todo aquellos que requieren entrar en el agua porque siempre está helada. Tampoco es fan de realizar magia que requiera un precio de sangre, pues le cae en la conciencia quitar una vida, aunque sea animal. Le tiene un rencor grande a los cazadores.

    Usa un amuleto de plata con una luna grabada en ella, con runas en su cara posterior. Se le fue concedido por los magos de la corte para que canalizara mejor sus poderes mientras aprendía a utilizarlos de manera más eficiente.

    Habilidades: Posee el don de la videncia, además de poseer conocimiento de otras artes relacionadas, como las runas. Con la ofrenda equivalente al pedimento y la bendición de La Gran Madre, Amaris puede ver vestigios del futuro y del pasado, sin embargo rara vez son imágenes claras; a veces incluso tiene visiones en sueños. También posee un profundo conocimiento talento en la magia de sanación y la relacionada con protección y el agua, aunque en general se defiende bien en todo lo referente a magia lunar.
    Contra todo pronóstico, es talentosa preparando brebajes, tónicos y pociones, así como también algunos cuantos venenos. Esto último es secreto.
    Debilidades: Es delicada ante el sol, por lo tanto no debe estar fuera y mucho menos sin la ropa apropiada. Tampoco tiene buena vista y en general su condición física no brilla por su inamovilidad. Además, debido a su gran poder es codiciada y odiada por muchos, por lo cual debe estar custodiada esperando evitar ataques, secuestros o intentos de asesinato.

    Fisico
    Delicada y siempre envuelta en telas vaporosas, Amaris da la impresión de ser un ente etéreo más cercana a las hadas o a los elfos que a una simple humana. Alcanza el 1.60 descalza, presumiendo de una complexión delgaducha y débil aunque suficiente para ser ágil y rápida de pies.

    Nacida albina, su piel es blanquísima y frágil ante la luz solar, justificando así el uso de una túnica que le cubre de pies a cabeza, capucha incluida. Su largo cabello platinado permanece suelto hasta casi la cadera a menos de que deba presentarse en algún evento formal, prefiriendo trenzarlo para dejar despejado su rostro, de rasgos finos que le hacen ver más benévola de lo que es.  Coronados por unas pestañas tupidas y blanquísimas, sus ojos presumen de una tonalidad casi violácea. Amaris los odia, pues no importa qué tantos halagos reciba lo cierto es que su visión es pobre, aunque funcional.

    Si se le ve con el ceño fruncido, lo más seguro es que esté forzando la vista o sea un intento penoso de lidiar con la fotofobia.
    Personalidad
    La mesura y dignidad son elementos nuevos en su repertorio.  Amaris posee una personalidad sagaz que intenta ocultar bajo buenos modos y lenguaje refinado, maquillando oportunamente sus manerismos pueblerinos y una boca llena de opiniones feroces.

    Impertinente y pecando de inoportuna, no destaca por sus habilidades sociales. Es algo torpe al expresarse, pudiendo parecer muy brusca o pretenciosa aunque lo haya intentado de buena fe, lo cual le lleva alejar a las personas sin querer. No es algo que le quite el sueño, pues es simplista y no aspira a ganarse la simpatía de los demás, pero es un aspecto que le resulta frustrante y, por ende,  acaba siendo un factor crucial para permanecer aislada e impersonal.

    Posee un corazón noble endurecido por las circunstancias, por lo que a pesar de su disposición a ayudar y servir, cree firmemente que todo tiene un costo que debe ser pagado, aunque sea de forma simbólica.  Es muy difícil que de su brazo a torcer, cabeza dura hasta las últimas consecuencias, y brilla por su forma tan categórica de formarse (y expresar) opiniones.  

    En círculos de confianza se da el beneficio de ser más relajada y por fin deshacerse de su estado a la defensiva, siendo famosa por sus bromas impropias y humor malicioso que rara vez es bien aceptado. Además no acepta muy bien los signos de afecto, reaccionando de forma incómoda y anticlimática que no corresponden a su posición ni a su fama.
    Historia
    La luna llena tintada de sangre estaba en su cénit  cuando la niña sin nombre dio su primer aliento, rompiendo en llanto entre los brazos de la joven partera que observaba, admirada, la frágil criatura que, a pesar de todo, había sobrevivido en el vientre de su madre durante aquel crudo invierno.

    Nacida en una aldea olvidada, a diferencia de su madre Amaris sí sobrevivió a aquella noche gélida de invierno, sin una familia ni un padre que pudiese velar por su bienestar. La partera, a pesar de las miradas llenas de miedo y desprecio, tomó a la bastarda y decidió tomarla como su hija, criándola en una pequeña choza escondida en el espeso bosque, tan temido por los aledaños.

    Amaris creció apartada, protegida por los brazos cándidos de la que ella conocería como su madre, rodeada de naturaleza y cantos delicados a media noche. No fue hasta que alcanzó la tierna edad de cinco años fue que comprendió la reticencia a que se aventurara más allá de los límites del bosque. Su madre era una bruja, especializada en magia blanca y curación. Todas las noches le alentaba a que mirara el espejo de agua y que le contara lo que las sombras le mostraban. Le acunaba en brazos y le explicaba cómo es que había sido bendecida por la Gran Madre y que, cuando creciera, iba a poder ayudar a muchas personas con su don.  

    Era una niña feliz, y habría seguido así de no ser por la llegada de cazadores. Acarreados por los rumores de seres que se escondían en el bosque, la mujer se vio enredada en falsas acusaciones y fue ejecutada frente a su propio hogar. Amaris, oculta, alcanzó a verlo con sus propios ojos y duró casi dos días escondida bajo las tablas de la choza antes de atreverse a salir al mundo. Tenía siete años.

    Valerse por sí misma fue un reto, tachada de vampiresa o portadora de la mala suerte, debido a su apariencia particular. Sin embargo, con lo poco que aprendió de su madre, comenzó a realizar pequeñas predicciones y amuletos por unas cuantas monedas de cobre, de a poco aprendiendo de forma autodidacta, creando una reputación que pronto llegó a oídos de la realeza. Cuando tenía diez años un enviado especial llegó a su puerta, con un pergamino de sello dorado. No tuvo mucha opción, más allá de aceptar y ser escoltada hasta el palacio. Había sido escogida para ser parte del oráculo de los reyes.

    Acogida por sacerdotisas, Amaris inició su formación, estudiando religión, literatura, música, los rituales sagrados, las artes místicas y la lectura de las runas. Fue entonces cuando conoció a la princesa, haciéndose cercana e inclusive llegando a eludir sus lecciones para encontrarla.

    Actualmente es considerada la vidente más prodigiosa del oráculo, siendo a ella a quien acuden para los presagios de la guerra, la cosecha y la fertilidad. Espera recibir el título de suma sacerdotisa muy pronto, a pesar de que no esté muy emocionada por ello.
    available on Savage Themes
    Mensajes : 5

    Monedas : 8

    Oficio : Sacerdotisa

    Ver perfil de usuario
    avatar
    Hechicero

    Volver arriba Ir abajo

    Mensaje por Arthur Pendragon el Jue Jun 14, 2018 11:36 am
    Ficha aceptada
    Su ficha ha sido aceptada, por lo que ahora puedes pasar a hacer los registros correspondientes aquí.
    Mensajes : 16

    Monedas : 20

    Oficio : Rey

    Ver perfil de usuario
    avatar
    Realeza

    Volver arriba Ir abajo

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


    Permisos de este foro:
    No puedes responder a temas en este foro.